Modalidades de los aficionados a la radio.

😲 Las normas jurídicas que rigen la actividad de la afición por la radio como: UIT Reglamento de comunicaciones Artículos Edición de 2016 (RR2016Vol-1), Decreto 188/1994 y Resolución 75/2018 Reglamento del Servicio de Radioaficionados de Cuba establecen que:

Servicio de aficionados: Servicio de radiocomunicación que tiene por objeto la instrucción individual, la intercomunicación y los estudios técnicos, efectuado por aficionados, esto es, por personas debidamente autorizadas que se interesan en la radiotecnia con carácter exclusivamente personal y sin fines de lucro.

Radioaficionado: La persona natural interesada en la técnica radioeléctrica y la experimentación exclusivamente con miras personales propias, no lucrativas y provistas del correspondiente certificado que lo capacita para operar estaciones de este tipo de servicio, al amparo de la correspondiente licencia de funcionamiento.

Entonces podemos llegar a la conculcación de que la afición a la radio o la radio afición se define internacionalmente como un medio de promover la instrucción individual a través de estudios técnicos en electrónica y comunicaciones otorgándosele un certificado que acredita dichos conocimientos, y una licencia para que pueda llevarse a la práctica por medio de la experimentación. Todos los conocimientos alcanzados y los medios técnicos que se disponen se ponen a disposición de la comunidad (país), siendo esta la esencia del servicio de aficionados.  

Por tanto, la formación y la experimentación constituyen la principal actividad que nos da derecho al uso de las frecuencias por parte de los radioaficionados, y se deduce que la comunicación tiene un carácter secundario. El uso de las bandas concedidas a los radioaficionados es una concesión del estado que la otorga con carácter científico y experimental, y no es un derecho internacionalmente reconocido para utilizar como un medio de comunicación social como vulgarmente se cree.

La experimentación y la comunicación son las finalidades de la radioafición y las motivaciones por las que las personas de todos los niveles sociales se hacen radioaficionados. Jóvenes y mayores, juntos disfrutan de la emoción de encontrar e intercambiar ideas con personas de todo el mundo. Es casi imposible describir en palabras, la excitación que supone la construcción de un equipo o la consecución de un nuevo circuito y luego conseguir que se comporte como debe para incorporarlo como un perfeccionamiento más a la estación.

La UIT procede a la asignación internacional de las bandas de frecuencia con carácter general y, posteriormente, cada país en particular decide la mejor forma de distribuir y particularizar los servicios bajo su jurisdicción en las bandas de frecuencia asignadas por la UIT.

Para la concesión de la autorización que permita emitir señales de radio es preciso cumplir ciertos requisitos establecidos por cada país en particular. La legislación internacional (Radio Regulations) establece que «Cada Administración deberá tomar las medidas pertinentes que juzgue necesarias para comprobar la preparación técnica y operativo de las personas que aspiren a operar los aparatos de una estación de radioaficionado». A nivel mundial este precepto toma la forma de un examen que abarca las materias relacionadas con la legislación, la teoría fundamental de la radio, las prácticas operativas y también, en muchos casos, el conocimiento del código Morse.

Esta dualidad comunicación/experimentación nos da lugar a una amplia gama de radioaficionados que podemos clasificar desde este aspecto en tres tipos principales:

POR EL TIPO DE ACTIVIDAD

Experimentadores
Son aquellos que disfrutan principalmente construir e instalar sus propios equipos, antenas u accesorios, y utilizan la comunicación para comprobar los logros conseguidos. Podemos llamarlos “radioaficionados por excelencia”, pues son los más persistentes en la actividad a largo plazo, hecho que se produce por la satisfacción personal que se obtiene al comunicar con equipos propios, y es la categoría de radioaficionados que se ajusta propiamente al concepto internacional.

En este grupo podemos encontrar generalmente los radioaficionados con más antigüedad, los que al comenzar tuvieron que construir sus propios equipos, por lo general no estudiaron profesionalmente una especialidad afín, pero con sacrificio, perseverancia y constancia alcanzaron un nivel superior al resto, este grupo lo podemos subdividir aún más entre los que experimentan construyendo o modificando equipos, antenas, procesadores de señales, sistemas de seguimiento, protocolos digitales, etc. Gracias a este grupo hemos podido estableciendo QSO a grandes distancias con pocas condiciones de propagación y a ellos le debemos el desarrollo alcanzado. 

Desgraciadamente, pocos radioaficionados hoy en día pueden dominar todas las técnicas
actuales y pueden llegar a disponer de los sofisticados medios técnicos de laboratorio necesarios para poder diseñar y construir equipos que puedan competir con los comerciales del mercado.

Comunicadores
Podríamos definir este grupo, simplificando en extremo, como aquellos que son meros usuarios de un radio, puesto que en principio solo están interesados en conseguir la comunicación, pagando el precio necesario por un equipo y no en conocer a fondo cómo funcionan, siempre están dependiendo de un benefactor para solucionar sus problemas técnicos. Así pues, utilizan la radioafición como un medio de comunicación social y, a la larga, son los menos constantes en esta afición, pues son los que aparecen y desaparecen en virtud de otros hobbies que se cruzan en su camino o cuando los comunicadores a los cuales están estrechamente ligados desaparecen.

Por lo general están siempre al acecho de cualquier estación que se encuentre en la frecuencia, intervienen sea cual sea el tema de conversación que se esté tratando, por lo general no les interesan los temas relacionados a la experimentación y a la superación técnica.

Son los que sienten gran afinidad por la Banda Ciudadana 27 MHz/11 M.

Competidores
Son aquellos radioaficionados que utilizan principalmente la radioafición deportivamente y cuyo principal objetivo es competir y, por tanto, participar en concursos. Hay que tener en cuenta que, para concursar con un cierto éxito, todos los aficionados de este grupo necesitan dominar las técnicas operativas y básicas de la radioafición y deben tener un buen conocimiento práctico de cómo sacar el máximo rendimiento a sus equipos, por lo que necesitan más conocimiento que los comunicadores. Existen varias subespecies tales como los coleccionistas de tarjetas QSL, cazadores de diplomas, países, islas, faros, etc… Técnicamente son los que están más equilibradamente situados entre los radioaficionados meramente comunicadores y los realmente experimentadores.

A diferencia de éstos últimos, no ejercitan demasiado la relación social, sino en asociaciones relacionadas con los grupos de concursos, grupos en redes sociales donde acaparan la mayor cantidad de publicaciones exponiendo constantemente los logros personales obtenidos en cuanto concurso u obtención de un nuevo DXCC, en este grupo existen divisiones marcadas entre los que defienden su afición a la CW y SSB en detrimento de algunos Modos Digitales y viceversa.

La afición por la radio un hobby y cada uno de estos grupos están interrelacionados estrechamente, de forma tal que dependen unos de otros, aquí nadie es superior a nadie, simplemente cada cual le dedica el tiempo a lo que le gusta.

Este es el grupo en el que se ha discutido sobre si FT8 o FT4 es radio o no, esto no nos lleva a ninguna parte, nos aleja de la cuestión de fondo y enfrenta inútilmente a “partidarios” o “detractores”. Más bien parece una discusión bizantina.

“La expresión discusión bizantina o argumento bizantino significa una discusión o argumento inútil, en la que cada parte nunca puede llegar a probar sus aseveraciones a la parte contraria. Es equivalente a la expresión “discutir el sexo de los ángeles”, ya que éste era el tema sobre el que estaban discutiendo los bizantinos (de una forma seria) cuando los otomanos ponían cerco a Constantinopla en el siglo XV, siendo considerado este hecho como el origen más próximo de la expresión discusión bizantina.” (Wikipedia)

Si se entiende que “hacer radio” es desarrollar las actividades en los modos de emisión que establece el Reglamento del Servicio de Radioaficionados de Cuba recoge como propias de un radioaficionado, no hay ninguna duda de que sí.

“El Reglamento de Radiocomunicaciones de la Unión Internacional de Telecomunicaciones (UIT), define el servicio de radioaficionados como “Servicio de radiocomunicación que tiene por objeto la instrucción individual, la intercomunicación y los estudios técnicos, efectuado por aficionados, esto es, personas debidamente autorizadas que se interesan en la radiotecnia con carácter exclusivamente personal y sin fines de lucro””.

Si se sigue buscando, en las materias de examen para la prueba de capacitación para operar estaciones de radioaficionado, se recogen los distintos conocimientos de los que nos pueden examinar y a los que se hace referencia en la “instrucción individual” y los “estudios técnicos” de la definición del servicio de radioaficionado.

Así que dado el caso de una estación de aficionado, en las que el operador se ha molestado en aprender cosas de los códigos Reed-Salomon, convolucionales o LDCP o de los algoritmos de Fano o Viterbi y le suenan Trellis y las “erasures” del decodificador de JT65 y hace QSOs en FT8, ¿alguien puede afirmar que no cumple con la definición de servicio de radioaficionado?. Porque entre las materias de examen están las modulaciones digitales, la detección y corrección de errores y el procesado digital de señales.

O en el caso de que a la misma estación se le añada una banda que antes no tuviera y la antena sea diseñada, simulada y construida en casa y se hagan QSOs en FT8, ¿alguien puede afirmar que no cumple con la definición de servicio de radioaficionado? Porque entre las materias de examen hay una parte dedicada a las antenas y líneas de transmisión.

O en el caso de que en esa misma estación, al operador le dé por simular las condiciones de propagación hacia una determinada entidad en una banda, analice su log y vea a qué horas trabajó esa zona en esa banda cuando las condiciones de propagación eran equivalentes a las actuales, busque en las páginas de cualquier concurso el log de una estación que saliera desde las cercanías y deje el equipo recibiendo en FT8 todo un día y compare las señales reales con las previstas y decida a qué hora intentar el QSO, ¿alguien puede afirmar que no cumple con la definición de servicio de radioaficionado?. Porque entre las materias de examen hay una parte dedicada a la propagación.

Y ya generalizando, es que nadie que haya leído, estudiado, diseñado o montado algo que haya mejorado su estación o sus conocimientos, si ya cumple con la definición del servicio de radioaficionados, ¿qué más da cómo haga un QSO?

Por otra parte, en el Reglamento (Estatutos de la FRC) se dice en el Artículo 4.- La actividad de los Radioaficionados tiene un carácter social, siendo vocacional y sin fines de lucro. Se practica como medio de superación técnica, de esparcimiento, investigación científico-técnica y como apoyo a las tareas comunitarias y de solidaridad internacional y nunca con fines personales, comerciales o de proselitismo. ¿qué demérito tiene usar FT8?

Por cierto, en cualquier otra actividad estarían deseosos de poder presumir de tener a Joe Taylor, Steve Franke o Phil Karn entre ellos y disfrutar de sus desarrollos. No hay que cerrar las puertas a la incorporación de talento con este tipo de conocimientos. Puede que la mayoría no hayan pensado nunca en ser radioaficionados, pero nuestra afición les puede ofrecer un entorno apropiado para el desarrollo de sus inquietudes. En otros sitios les llaman “makers” y les reciben con las puertas abiertas.

Benefactores
Son aquellos radioaficionados que, dentro de una actividad de relación social, la enfocan principalmente hacia un servicio colectivo o al prójimo, desarrollando su actividad dentro de las redes de emergencia, gran parte de los benefactores provienen del grupo de los comunicadores. Muchos de ellos se apuntan a estas actividades como un medio de justificar su hobby, especialmente entre la familia, que no ve con agrado el tiempo dedicado en detrimento de ella. En este grupo también se encuentran experimentadores que ponen al servicio de los comunicadores y competidores sus conocimientos técnicos y ayudan grandemente a que el servicio de aficionados siga desarrollándose. 

Todas estas clasificaciones no son puras y pueden estar entremezcladas lógicamente en un cierto grado existiendo el radioaficionado que participa en actividades características de los distintos tipos básicos.

DESDE EL PUNTO DE VISTA DE TÉCNICAS EMPLEADAS

Aquí podemos hacer otra clasificación distinta, solamente teniendo en cuenta los medios técnicos utilizados:
Telegrafistas

Se comunican única y exclusivamente por medio del código Morse, generalmente en onda corta (de 3 a 30 MHz), ondas de largo alcance por su rebote en la ionosfera. El Morse permite comunicados más difíciles con muy poca potencia y antenas, por lo que está muy difundido en todo el mundo. El Morse permite la comunicación más relajada dado que el uso de filtros de banda estrecha permite la comunicación más confortable y con pocas interferencias.

También la telegrafía permite la actividad de los «competidores» en concursos, obtención de diplomas, y se presta menos para la mera charla de comunicación social. Dentro de esta categoría, abundan los radiotelegrafistas profesionales retirados de la marina mercante.
La telegrafía es menos utilizada en VHF y frecuencias superiores, excepto en Satélites, rebote Lunar y dispersión meteórica. En estas actividades, se utilizan manipuladores electrónicos con memoria y filtros activos, conmutación capacitiva y DSPs.

Fonistas HF

Se utiliza la Banda Lateral Unica o BLU desde los años 70 y es muy utilizada por los competidores, los comunicadores sociales, los de redes de emergencia y sobre todo por los coleccionistas de países y tarjetas OSL. Estos últimos disponen de un ranking de clasificación internacional de los poseedores de mayor número de países, islas, diplomas, etc…

Fonistas VHF

Practicado generalmente por los radioaficionados que no son capaces de construir o adquirir equipos HF principalmente los comunicadores sociales, se utiliza fundamentalmente para la comunicación social y redes de emergencia y algunos pocos concursos que solamente son de ámbito local. También utilizada en comunicaciones por satélite, aunque también hay importantes concursos internacionales a nivel de continente europeo.

Digitales HF

Utilizan ordenadores para sus comunicaciones y se subdividen en las técnicas de modulación empleadas de forma siguiente:

RTTY. Se utilizan simples decodificadores de tonos y el código Baudot a 45 baudios. Se emiten en FSK o AFSK con tonos de 2025 y 2195 Hz (170Hz). Aquí se agrupan los nuevos modos para facilitar la comunicación básica de radioaficionados utilizando señales muy débiles clasificados como modos automáticos.

ASCII. No se utiliza prácticamente, aunque la norma son 110 baudios y los mismos tonos que el RTTY en código Baudot.

AMTOR. Basado en el SITOR marino, pero adaptado a los indicativos de radioaficionado, es un sistema con ARO (Answer ReQuest) que comprueba la integridad de los datos recibidos de una forma simplificada. Es una comunicación que envía grupos de 3 caracteres a 100 baudios, pero intermitente en espera de la confirmación ARO, de forma que da lugar a un rendimiento efectivo de 35 baudios, una velocidad un poco lenta para el mecanógrafo hábil.

PACTOR. Basado en paquetes de caracteres (8 ó 20) con ARO con comprobación de un CRC, y que permite velocidades de 100 y 200 baudios con un promedio de 150 baudios, y además, la transmisión de ASCII y binario de 8 bits. Apropiado para la comunicación personal y la automática de intercambio de mensajes y boletines de noticias.

RADIOPAQUETE. Basado en el AX.25 se utiliza solamente para el enlace entre buzones vía ionosfera a 300 baudios con tonos de radioteletipo de 2000 Hz y 2200 Hz, pero que es poco adecuado para la comunicación interpersonal humana.

CLOVER. Nuevo sistema de modulación auto adaptativa, según instrucciones del receptor que emite los ARO, con una modulación por impulsos de 37 milisegundos de 4 tonos en un ancho de banda de 500 Hz y modulados en amplitud y fase en cuadratura.

Capaz de superar los 1200 bps en comunicaciones en HF por rebote en la ionosfera. Digitalmente se pasa el protocolo AX.25.

Digitales VHF

Se utiliza principalmente el radio paquete a 1200 baudios para enlaces personales y a 9600 baudios para redes de enlace, aún en lento desarrollo, que se utiliza para la conexión con los buzones de mensaje (BBS) accesibles por radio con noticias de DX, satélites, espacio y mensajes personales. Cubre enlaces con todo el mundo a través de todas las redes de radioaficionados.
Dispersión meteórica Utilizando telegrafía de alta velocidad a 1000 caracteres por minuto se transmite intentando conseguir el rebote en trazas ionizadas producidas por las lluvias meteóricas. Una vez grabados los cortos chorros recibidos de información, se pasan a inferiores velocidades en otro grabador para poderlas decodificar a oído. Permite comunicaciones a distancias de 2000 a 3000 kilómetros.

Se utilizan manipuladores electrónicos trucados para transmitir a estas velocidades en frecuencias de 50, 144,432 MHz.

Rebote Lunar
Se montan grandes sistemas de antenas Yagi enfasadas para realizar contactos utilizando la Luna como reflector pasivo.

Se necesitan potencias del orden de 1kW y antenas de ganancias de 16 a 20 decibelios que pueden conseguirse en frecuencias de 50, 144, 433 Y 1.2 GHz.

Satélites de comunicaciones analógicas

Dotados de transpondedores lineales con un ancho de banda suficiente, permiten comunicaciones en telegrafía, banda lateral única, aunque se desaconsejan las modulaciones con potencia más constante para no saturar el transpondedor. Se utilizan actualmente los satélites de órbita casi circular RS-10/11 RS-12/13 rusos y los Fuji-Oscar-20 y Oscar 21 Ruso-alemán, y el Oscar 13 americano de órbita muy elíptica que permite la comunicación dentro de todo el hemisferio norte.
Satélites de comunicaciones digitales Son los micro satélites equipados con capacidad de
almacenamiento que permiten ser usados como buzones de boletines de noticias y mensajes personales para la comunicación mundial. Trabajan a 1200 BPSK y a 9600 AFSK. Son concretamente los de la Universidad de Surrey Uosat-14, Uosat-22, los americanos PACSAT-16.

Argentino Lusat-19, japonés Fuji-Oscar-20, coreanos KITSAT-23 y KITSAT-25, el italiano ITAMSAT-26, etc.

Satélites experimentales de telemetría

Son los que no contienen transpondedores ni buzones de almacenamiento y sólo están para experimentos de medida o de divulgación de la radioafición como el brasileño DOVE-17 y el americano WEBER-18.

50 Megaciclos

Con un amplio auge actualmente y un privilegio para los radioaficionados cubanos que puedan tener un equipo, permite la comunicación a grandes distancias por propagación troposférica, esporádica E, transecuatorial, rebote en capa F1. 

Diexismo
Se llama así a radioaficionados sin licencia de emisoristas que simplemente se limitan a la escucha de las emisoras que se descubren en las bandas de HF o a estaciones de servicio en bandas de VHF y UHF. Hay grupos especializados en estaciones utilitarias como servicios de noticias por RTTY, Radiogoniómetros aéreos, sistemas de guía de aviones VOR, difusores de mapas meteorológicos, broadcasting internacionales, etc.

COMPETIDORES
Merecen un capítulo aparte y solo describir las principales actividades y competiciones internacionales existentes en las que participan.

Concursos HF

Se realizan principalmente en fines de semana con una duración de 48 horas desde las 00 UTC del sábado hasta las 24 horas del Domingo con un tiempo de 48 horas. Se puede concursar en las siguientes modalidades:

-Monoperador Monobanda:Un solo operador y un solo transceptor.

-Monoperador Multibanda:Lo mismo pero concursando en todas las bandas.

-Monoperador Asistido: Ayudado por otros operadores que solo escuchan.

-Multioperador Monotransmisor: Un solo transmisor operado por un equipo.

-Multioperador Multitransmisor: Varios transceptores simultáneos.

-Principiante (ROOKIE): El operador habrá obtenido su primera licencia como radioaficionado dentro de los tres (3) años anteriores a la fecha del concurso.

Los más importantes concursos mundiales son:

-El concurso mundial de laARRL (American Radio Relay League), en el que puntúan los contactos con estaciones USA y canadienses, y multiplican los estados americanos comunicados y los canadienses.

-El concurso CQ WWDX World Wide DX Contest, en el que puntúan todos los contactos, y de multiplicadores las 40 zonas CQ en que se divide el mundo en cada banda.

-CQ Prefix Contest, en el que puntúan todos los contactos internacionales, y multiplican todos los prefijos internacionales diferentes contactados en todas las bandas.

Todos estos concursos se celebran en Telegrafía y en Fonía en fines de semana diferentes.

Aparte de éstos, existen concursos organizados por las asociaciones de prácticamente de cada país.

Se practican generalmente en verano, pues es cuando la propagación troposférica permite mayores distancias en estas bandas.

Concursos de VHF

Generalmente se pueden realizar de dos formas: Desde tu propia casa y desde un punto alto. Son de ámbito más local que los de HF por las condiciones de alcance más reducido.
Puntúan la suma de kilómetros alcanzados en cada contacto calculados a partir de unas cuadrículas específicas de la radioafición que se llaman QTH Locator y que se introducen en los programas de ordenador. Generalmente se realizan en Fonía en Banda Lateral Única pues no se practica apenas la telegrafía en estas bandas.

Los más conocidos son el Mediterranean Con test, la Maratón Internacional y el concurso nacional de VHF, así como los de puntos altos de VHF. Se practican generalmente en verano, pues es cuando la propagación troposférica permite mayores distancias en estas bandas.

Concursos locales de FM

Son de ámbito local y se realizan en VHF para conmemorar actos como Ferias, Congresos y otras fiestas locales. Son realmente concursos de iniciación que generalmente se celebran únicamente en FM y fonía en bandas de VHF, aunque también los hay en HF.

En Cuba no común este tipo de concurso, solamente se realizan en conmemoraciones a fechas históricas y poseen una amplia participación de los comunicadores sociales.

POR EL TIPO DE LICENCIA

Oficialmente se dividen los radioaficionados en tres tipos, según el tipo de examen que
hayan sido capaces de superar para obtener su licencia:

Principiantes o 3ra clase:

Son los que han superado un examen teórico-práctico relativamente sencillo con un 60% de la puntuación total y no se le realiza examen de telegrafía. Esta licencia les da derecho a utilizar solamente algunas de las bandas reservadas a radioaficionados en HF y VHF, obligados a operar en ellas principalmente en telegrafía y fonia, excepto en la banda de 55 M en la que pueden operar en J2B.

Es la que más agrupa a los que utilizan la radio como medio de comunicación social (Comunicadores) y Benefactores (integran las redes de emergencia). Hace ya varios años que es el grupo más numeroso y actualmente no se manifiesta un interés en la mayoría para obtener una categoría superior. Obtienen indicativos que empiezan con las letras CL.

Restringida o 2da clase:

Son los que han probado su actividad en la 3ra clase como mínimo durante dos (2) años
anteriores al examen de forma ininterrumpida en estaciones individuales o colectivas, además han superado un examen teórico-práctico un poco más complejo con un 60% de la puntuación total y un examen de telegrafía a 5 ppm, este no tiene carácter eliminatorio. Esta licencia da derecho a utilizar las frecuencias de HF y VHF, no UHF y superiores, puede emplear los modos digitales automáticos.

Es la más apropiada a los que utilizan la radio como medio de comunicación social. Aunque también permite el uso de satélites, estas técnicas no están demasiado al alcance del recién llegado, puesto que exigen una estación bastante equipada. En los modos digitales pueden emplear potencias solo hasta 50 W. Obtienen indicativos que empiezan con las letras CM.

General o 1ra clase:

Son los radioaficionados que han superado un examen teórico-práctico más difícil con un 60% de la puntuación total y una prueba de telegrafía de hasta 5 ppm. Solo se otorga a quienes hayan obtenido el certificado de capacidad de segunda categoría y probado su actividad en esta, como mínimo por un período de tres (3) años anteriores al examen de forma ininterrumpida en estaciones individuales o colectivas. Acredita al radioaficionado para operar estaciones de radioaficionado en todas las frecuencias y modalidades autorizadas a esta categoría.

Es el grupo donde se encuentran en su mayoría los experimentadores, competidores y benefactores (que ponen al servicio de los comunicadores y competidores sus conocimientos técnicos) pues pueden utilizar todos los modos y bandas, generalmente está conformado por radioaficionados con más años de experiencia y de conocimiento.

Obtienen indicativos que comienzan con las letras CO.

Nota: Agradecimientos a Luis del Molino EA3OG por su publicación “Modalidades de la radio afición actual”, la cual nos ha servido de guía para este análisis y a las discusiones relacionadas a este tema recogidas del foro de la URE.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*