Rincón de la Historia

En el Batey de Tuinucú, Taguasco, Sancti Spíritus hace más de un siglo, se realizó la primera transmisión de radio y se logró captar las señales de televisión desde Nueva York por primera vez en Cuba.

Un hombre alto, enjuto, de espejuelos pequeños que delatan cierta miopía, llega a Tuinucú. Enfundado en traje oscuro apenas podía disimular el calor que le invadía. Entró a Cuba en plena administración de Mr. Charles E. Magoon, enviado por el presidente norteamericano Roosevelt para “proteger” el país. Era la gran oportunidad para la llegada de contratistas norteamericanos a Cuba. Transcurría el año 1908.

El inusual personaje recién llegado a Tuinucú acude a las oficinas del central donde se le esperaba. Un apretón de manos y la presentación oficial serían suficientes para que a Frank Howard Jones se le aceptara en el batey azucarero.

Venía como supervisor del sistema eléctrico del central The Tuinucú Sugar Company de la localidad administrada por la familia Rionda. Por su rango, se le aloja en una de las espléndidas casonas de madera de tipología norteamericana construidas en el lugar. Desde ese día se siente atrapado por el paisaje natural que rodea al central azucarero.

Por sus modales y acento extranjero bien pronto se gana el apelativo de El Americano. Venía de Chicago y apenas contaba con 30 años de edad. Los primeros días se dedica a recorrer el batey, famoso por sus áreas verdes bien cuidadas con su variedad de flores y plantas, que lo convertían en espacio paradisíaco.

Apenas han trascurrido tres años y El Americano se convierte en centro de atención del batey. Sobre él circulan rumores acerca de unos experimentos que realiza encerrado en su habitación, de donde provienen silbidos agudos prolongados en horas de la madrugada.

Se comentaba que había traído de su país unas piezas extrañas, según habladurías de la ama de llave. Eladio Serrano Pareja, su joven ayudante, bien conocía de aquellos artefactos. Eran válvulas, bobinas, condensadores y tubos, construidos por los inventores norteamericanos Thomas Alba Edison y Lee de Forest, quienes experimentaban con diversos componentes electrónicos.

Largos meses de secretos experimentos nocturnales llegan a su fin. Eladio ayuda a Frank en la instalación final de seis alambres de unos 200 pies de largo que se extendían desde la torre de enfriamiento del central hasta la antena situada en la casona de donde salían los silbidos inexplicables.

Dentro de su habitación, El Americano exhibe con orgullo una gran caja que contiene los artefactos misteriosos conectados entre sí. Toma el pesado micrófono y trasmite un mensaje de salutación desde el minúsculo lugar de la geografía cubana donde reside.

El historiador local Santiago Serrano, hijo de Eladio, registraría después el acontecimiento como la primera transmisión radial de onda corta hecha en Cuba en 1912 con carácter experimental.

A partir de aquella memorable transmisión radial Tuinucú se convierte en centro de atención del territorio espirituano. Tiempo después, el norteamericano aplatanado en la zona, donde llega a tener familia, tenía ya su propia emisora CMJK que llegaba a las costas de Estados Unidos y Canadá.

Aquella voz inconfundible por su acento extranjero identificaría la estación de radio tuinucuense reconocida por la canción tema escrita por él׃ Tonada en Tuinucú, que iniciaba las transmisiones.

El inquieto Mr. Jones continuaría con sus experimentos. Un viaje a Estados Unidos le permite conocer los nuevos adelantos tecnológicos. Adquiere componentes electrónicos de última generación. Al regresar a Tuinucú vuelve a hacer vida noctámbula en la habitación convertida en estudio de radio.

Por la madrugada los vecinos escuchan, a intervalos, voces extrañas pronunciadas en inglés salidas de aquella casona misteriosa.

Por vez primera en Cuba, Frank H. Jones había logrado captar señales televisivas emitidas desde la estación norteamericana de la General Electric de Schenectady.

Aquel suceso extraordinario aparecería registrado en el magazine Hemisferio, del Diario de las Américas, el 27 de junio de 1964 cuando publica la foto del rústico televisor y un pie de grabado que dice׃ “Primitivo receptor de televisión de sincronización mecánica ideado por el Sr. Frank H. Jones y que usó en sus experimentos originales en el año 1928. Con él captó las primeras señales de video recibidas en Cuba desde la estación de la General Electric de Schenectady, en Nueva York”.

Al morir El Americano, en Tuinucú en 1941 dejaba para la historia de los adelantos tecnológicos del país el haber sido pionero de dos grandes aportes y se adelanta a la época en que se introdujo la radio y la televisión en Cuba. La radio se conocería en la capital del país años después con la estación de Luis Casas Romero; la televisión, por la década del 50 del pasado siglo. Sus restos descansan en el cementerio de la ciudad de Sancti Spíritus dando fe de su condición de buen cubano.

Fuente: http://www.escambray.cu/2012/un-americano-en-tuinucu/

Radioaficionados fallecidos:

…Ya no están a nuestro lado, pero los sentimos sentimos tan cerca como siempre, es verdad que se han ido, pero nosotros no los olvidamos…

Norberto Abundio Castro González  – CO6NC

Fecha de nacimiento: 11 de Julio de 1921 en Taguasco, Sancti Spiritus. Ultima dirección de residencia Céspedes No 311 Norte e./ Mayia Rodríguez y Coronel Legón. El 7 de Marzo de 1956 es aceptado como aspirante a radioaficionado clase “B” y en los exámenes realizados el 20 de Abril de 1956 aprueba y se le emite el certificado de capacidad y licencia clase “B” el 29 de Junio de 1956 con indicativo CM6NC, utilizando un equipo de construcción nacional de 40 Watts de potencia en AM en la banda de 40 M en fonia. Fecha de desactivación por fallecimiento el 28 de Diciembre de 2009.

Julián Tirso de Oca Benítez – CO6TO

Fecha de nacimiento 30 de Enero de 1932 en Santo Domingo, Villa Clara. Ultima dirección de residencia en San Nazario No 55 e./ San Ignacio y Arroyo, Jesús María.  El 2 de Octubre de 1991 es aceptado como aspirante a radioaficionado de “3ra categoría” y en los exámenes realizados el 19 de Diciembre de 1992 aprueba y se le emite el certificado de capacidad y licencia de “3ra categoría” el 15 de Junio de 1993 con indicativo CL6TO, utilizando un equipo de construcción nacional de 50 Watts de potencia en AM en la banda de 160,80 y 40 M en fonia y CW. Fecha de desactivación por fallecimiento el 14 de Diciembre de 2016.

Miguel Ángel del Toro Nápoles – CL6MTT

Fecha de nacimiento 2 de Octubre de 1974 en Sancti Spíritus. Ultima dirección de residencia en Calle Cuartel No 56 A e./ Carretera Central y Raimundo, Olivos 1. El 5 de Febrero de 2007 se le otorga el certificado de capacidad “3ra categoría” por haber aprobado los exámenes realizados el 23 de Diciembre de 2006 y se le emite la licencia de “3ra categoría” el 1 de Junio de 2007 con indicativo CL6MTT, utilizando un equipo portátil Yaesu FT-2008 con una potencia de 5 Watts  en FM en la banda de 2  en fonia. Fecha de desactivación por fallecimiento el 14 de Diciembre de 2016.

Antonio de Jesús Massot Duchemint – CO6DF

Fecha de nacimiento 21 de Abril de 1959 en Regla, La Habana. Ultima dirección de residencia en Calle 1ra Provisional No 60 Altos, Jobo Gordo, Colón. En el mes de Diciembre de 1993 se presenta a los exámenes donde aprueba otorgándosele el certificado de capacidad de “2da categoría” y el 2 de Marzo de 1994 se le emite la licencia de “2da categoría” con indicativo CM6DF, utilizando un equipo de construcción nacional con una potencia de 48 Watts  en BLU y AM en la banda de 40 M  en fonia y CW. Fallece el 29 de Julio de 2019.

Juan José Antonio de Jesús Hernández Sierra – CO6JJ

Fecha de nacimiento 03 de Octubre de 1942 en Sancti Spíritus. Ultima dirección de residencia en Calle Julio Antonio Mella No 175 Altos e./ Frank País y Silvestre Alonso. El 2 de Noviembre de 1985 se presenta a exámenes para la clase “B” y es aprobado, se le entrega el certificado de capacidad de clase “B” el 22 de Julio de 1986, solicita un permiso de construcción y se le otorga la licencia como radioaficionado clase “B” el 14 de Abril de 1987 con indicativo CM6JJ. Utilizando un equipo de radio de construcción nacional de 60 Watts de potencia en las bandas de 80 y 40 metros en los modos de A1A y A3E.